Embarazo, Semana 40

Estás a punto de tener a tu bebé, aunque lo recomendable es que el parto se produzca desde la semana 38 a la 42, momento en el que la placenta deja de alimentar al bebé, lo ideal es que nazca a las 40 semanas. Ahora te debes estar sintiendo impaciente por tener a tu hijo en brazos y aliviada de que sea el final.

Cambios en la Mamá

Podrás sentir mucha presión en la parte baja del abdomen, incluso si estás sentada y deseas pararte, puedes sentir un dolor bastante molesto. De igual manera, por tener la piel tan estirada y tensa sentirás algo de picor, sin embargo, es muy probable que pierdas algo de peso, esto significa que el bebé está totalmente maduro y listo para nacer.

Sentirás algunas falsas contracciones que de no tener la frecuencia e intensidad adecuada, no serán más que una falsa alarma de parto.

También es común sentir pinchazos en las piernas, todo ello pasará en cuanto tengas al bebé en brazos, y será tal tu emoción que habrás olvidado todas las molestias que tuviste y sólo desearás disfrutar de tu pequeño.

Cambios en el Bebé

Ahora tu bebé se ve regordete.

El lanugo que cubría su cuerpo debe haber desaparecido, aunque en ocasiones les quedan sobre los hombros, brazos y piernas.

Al nacer tu bebé puede estar cubierto de vérnix caseosa, que es la grasa que lo protegía, o puede tenerla sólo en algunos lugares.

Su primera deposición será de color negro, se trata del meconio que se fue acumulando en su intestino, luego de esta deposición las siguientes serán normales.

En la semana 40 tu bebé mide 51 cm y pesa 3.4 kg

Espero que esta información te haya sido de utilidad.

Artículos Relacionados:

Que la pases Muy Ameno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estaré muy alegre de recibir y contestar tus comentarios...